Foreign Language Fiction

Download La agenda de los amigos muertos by Raquel Heredia PDF

By Raquel Heredia

L. a. schedule DE LOS AMIGOS MUERTOS

Show description

Read Online or Download La agenda de los amigos muertos PDF

Best foreign language fiction books

Schachnovelle GERMAN

Stefan Zweig: SchachnovelleAuf einem Passagierdampfer, auf der Passage von long island nach Buenos Aires, kommt es zu einer außergewöhnlichen Konfrontation: Der amtierende Schachweltmeister Mirko Czentovic, ein derber, unsensibler Mensch, dessen Inselbegabung für Schach alleine und verloren in charakterlicher Ödnis liegt, tritt auf Veranlassung weiterer Passagiere gegen den geheimnisvollen, sensiblen Österreicher Dr.

Der Weihnachtsverdacht. Roman

Lucien ist in der Dunkelheit der Londoner Unterwelt verschwunden und seit Monaten nicht mehr gesehen worden. guy munkelt, dass er seiner verruchten Geliebten, der schönen Sadie, ins Verderben gefolgt sei. Auf Bitten seines Vaters macht sich der Arzt Henry Rathbone auf, den verlorenen Sohn zurückzuholen.

Additional info for La agenda de los amigos muertos

Sample text

Viene a menudo a casa y, naturalmente, hablamos de ella. «¿Cómo era cuando la conociste? », le pregunto, pues necesito que alguien me refresque la memoria, volver a ella cuando era mi hija, la soñada, la deseada, mi primogénita. , y de las oficiales, nada raro en nuestra familia. También lo fueron mi abuelo materno, gran estudioso de las ciencias ocultas, que murió joven siendo coronel de húsares de la princesa, masón y secretario de Azaña. Mi madre, su hija mayor, era su médium, y mi hermana y yo heredamos este privilegio, que según mi madre no se aprende en ninguna escuela, sino que se hereda.

Pero mi hermana Paula, casada con un catedrático de familia rancia, católica y acomodada, que educaba a sus hijos en Santa María del Camino, tenía que ser diferente, y también sus hijos: «Si no le hubieras dado tantas libertades a tu hija y no fuese con esa gente tan rara no se habría metido en la droga. No te quepa duda de que son los amigos... bueno y tú, que la dejas fumar, vestirse como una hippie... » Siguió, pero no oía más que bla, bla, bla... En una pausa la mandé al cuerno. Y menos mal que no sabía lo de Amsterdam.

Vestía, según sus propias palabras, «de siglos», lo que venía a significar como le daba la gana, despreciando, por descontado, los dictados de la moda y la opinión de su madre, rica hacendada de su pueblo, Cebreros, y esposa de un abogado sindicalista. Mafalda tenía una forma de hablar muy graciosa y en cierto modo, refrescante, como ella misma. Un día se incorporó de visita a la comuna un amigo mío arquitecto, fascista, machista y clasista, atraído por la fama de libertaria de mi casa en los veranos, lo cual era, en cierto modo verdad.

Download PDF sample

Rated 4.58 of 5 – based on 22 votes